sábado, 4 de octubre de 2008

MAS IMAGENES DE LA VICTORIA.

video

Javier Castro jugó de lo que le gusta: Delantero; y fue a nuestro entender la figura del encuentro. Penetró una y otra vez la defensa rival creando varias situaciones de peligro.


Claudio Acuña, Leandro Martínez y Lucas Ceballos alentaron a sus compañeros desde el banco.


En el banco quedaron L. Echenique, A. González, M. Maroni, L. Ceballos, L. Acuña, G. Caiafa y L. Martínez.

Ricky González es el claro ejemplo de que para ser capitán no hace falta aturdir a sus compañeros ni insultar a los contrarios.

Al terminar el encuentro fue entrevistado por varios medios de prensa, ante los que, en una larga y muy clara alocusión, fijó la posición del plantel en relación a la sorpresiva "reunión" con miembros del órgano fiduciario el día anterior. UN GRAN CAPITAN. UN GRAN TIPO.

En la semana vamos a subir el video con parte de la nota.

Martín Avalos jugó, por lejos, su mejor partido desde que está en Comu. Se perdió dos goles increíbles; uno después de eludir al arquero visitante. Esperamos que de una vez por todas empice a justificar su contínua convocatoria a todos los encuentros

La imágen corresponde a un gol anulado por posición adelantada en la primera etapa. Fue correcta la sanción del juez de línea, que se había equivocado groseramente en una jugada anterior



Minuto 48 del segundo tiempo; última jugada del encuentro. Talleres se fue con todo en busca de la igualdad poniendo 10 jugadores (hasta el arquero) en el área nuestra.

Abrazos y más abrazos al finalizar el encuentro. Largo y contenido festejo del plantel. No era un encuentro cualquiera.

Javi Vatter mostró parte de su inagotable categoría en el encuentro de ayer. Luego de J. Castro, fue lo mejor del equipo. Dejó sentado a más de un rival, que sólo atinaban a mirarlo desconcertados.
Con 17 años, jugó su cuarto encuentro y debutó como titular (en una nota anterior por error consignamos que había debutado ante el mismo rival el torneo pasado), y jugó por primera vez en el Alfredo Ramos.



Eduardo Pizzo fue entrevistado largamente por numerosos medios de prensa. Todos querían saber si se iba "de verdad". El técnico respondió incansablemente todas las preguntas. Hizo un resumen de su paso por Agronomía, agradeció a dirigentes, jugadores e hinchas, y expresó claramente los motivos de su partida.

Antes de partir, se despidió de los jugadores en el vestuario, en una reunión a "puertas cerradas" y por espacio de media hora.